sábado, 27 de octubre de 2012

PREGUNTAS Y RESPUESTAS


Publicado en Madrid Cómico el 16 de septiembre de 1883

PREGUNTAS Y RESPUESTAS
  Yo, cuando no tengo con quién hablar, hablo conmigo mismo, de modo que nunca me falta conversación. Y disputo, y me acaloro, y me desafío…, si , señor, me desafío con mi sombra. ¡Si las cosas que yo digo no se las dice nadie!. Muchas veces, a no intervenir un amigo y mediar en la reyerta, me hubiera venido a las manos .Pues si fuera a hacer caso de la veces que me falto, ya me hubiera roto el bautismo en más de veinte ocasiones.
Y este es un vicio que se adquiere escribiendo comedias: ¿Por qué VV. sabrán que yo escribo comedias?...

  Un autor, con pluma en la mano, a veces es el padre y el hijo…y hasta el Espíritu Santo. Y hace de víctima y de verdugo y se posesiona del bien y se identifica con el mal, y presenta argumentos y los rebate, hasta que tropieza con un pensamiento de fuerza y entonces deja la pluma, y haciendo de papel de público, se aplaude a rabiar él solito ¡Si es lo más divertido del mundo!. El autor es la dama, y el galán, y la característica, y el gracioso. ¡Y cómo me río yo cuando creo hilvanar un chiste!. Con que el espectador se riera la tercera parte, éxito seguro. ¡Cuando digo que ser autor dramático o cómico es una ganga! Se tienen muchos méritos contraídos para obtener una plaza en Leganés…por oposición. (1)

  Creerán VV. que es mentira; pero yo cuando más charlo es cuando voy sólo, porque siempre tengo la palabra. ¡Qué cosas me pregunto a lo mejor, y sobre todo qué cosas me contestó! Si la discusión es la luz, yo llevo siempre un candil colgado de las narices. Todo lo que yo no sé, me lo pregunto dos o tres veces y me quedo tan enterado.-Es una delicia tener el maestro en casa.

  Ustedes me dispensarán un momento y se harán los sordos, porque se me ofrecen varias dudas, y ya que estoy conmigo mismo, voy a comenzar mi no interrumpida serie de preguntas y respuestas. 

  Es cuestión de un momento: ¿Quieren VV. echar un cigarro entretanto?...¡Ave María Purísima, y qué dirán las lectoras que me tangan en su mano! Fumar…Hé aquí otro vicio necesario en el escritor público.-El humo eleva…la ceniza ilusiona, y la colilla, sobre todo cuando ya quema los dedos, le presta a uno mucho fuego.-La vida es un cigarro puro…sin escoger.-Hay cigarros que no se pueden concluir y hay que tirarlos.-Como hay vidas que no hay quien se las chupe, y de aquí lo necesario del viaducto de la calle Segovia.-No sé cómo pueda escribirse sin el cigarro.- ¿No encuentra un pensamiento?...Pues se traga el humo…y se echa por las narices. Una noche que escribiendo me quedé sin tabaco, me fumé una caña de Indias…Y no lo tome VV. á broma, me fumé un bastón, menos la contera, que me pareció demasiado fuerte. Un autor es capaz de fumarse cualquier cosa.- Aunque sea un cigarro de estanco. Y no lo digo por inquina, ni por nicotina tampoco. 

  Lo cierto es que yo me he vuelto a enredar en conversación, cuando iba a empezar la discusión con mi persona. Atención: a ver qué les parece a VV. mis preguntas y a ver si les satisfacen mis respuestas.

  Empiezo: ¿Qué es el amor?-Una enfermedad menos fulminante que el cólera, pero más incomoda que la sarna.-¿Qué es la fe?-Una especie de vistas de aduanas, que gana con no ver.-¿Qué es la esperanza?-El alimento de los sabios y el pienso de los tontos.-¿Qué es la caridad? -Pues uno de los medios para que se hagan ricos los pobres.-¿Qué es martirio?-Ser contribuyente en España o tener la suegra en cualquier parte.-¿Qué es la gloria?-Pues Gloria, es … una novela muy bonita de Pérez Galdós.-¿Qué es la inocencia?-Eso lo saben ya muy pocos, amigo mío.-¿Qué es valor?-¿Valor?...Casarse un empleado con seis mil reales, como yo.-¿Qué entiendo yo por justicia?-Pues eso…¡Qué no lo entiendo!.-¿Qué es la ley?-Una pareja de la Guardia Civil.-¿Qué es el voto?-Pues una cosa que se vende con mucha frecuencia.-¿Y qué es la avaricia?-Una botella sin fondo o un bolsillo que no se llena nunca.-¿Qué es la ira?-Un casero a quien no le pagan el primer día del mes.-¿Qué es la gula?-Pues una cosa mucho mejor que el hambre.

  (Creo que en filosofía moral he merecido la nota de mediano. Hágamosme otras preguntas sueltas para concluir.)
  -¿Para qué sirven los tranvías de Madrid?...-Para llegar tarde a todas partes.-¿Para qué sirven los teatros modernos?...-Para moralizar a los que no asisten a ellos.-¿Qué creo yo que es mejor, ser casado o soltero?...-¡Ninguna de las dos cosas!-¿Qué entiendo yo por liberal?...-Pues un miliciano, sin carabina ni bayoneta.-¿En qué se parecen las mujeres a los hombres?..-En que no hay dos iguales.- ¿Y en que se parecen los Gobiernos a los argumentos de los bailes?...-¡En que todos son lo mismo!.


JOSÉ JACKSON VEYÁN


(1)          Se refiere Jackson a la Casa de Dementes Santa Isabel de Leganés, establecimiento pionero de su época.

miércoles, 24 de octubre de 2012

EL COCO


Francos Rodríguez y Jackson Veyán




 En la noche del 24 de octubre de 1901 en el Teatro Apolo de Madrid se estrenó “El Coco”, zarzuela en una acto y tres cuadros, letra de José Jackson Veyán y Francos Rodríguez con  música del maestro Amadeo Vives.
 
  











José Francos Rodríguez al que los madrileños conocerán por la calle de Madrid que lleva su nombre, era médico y periodista, llegando a dirigir varios periódicos, y así, a la fecha del estreno del “El Coco” era director del diario “El Globo”; posteriormente, y ya metido en política ( pertenecía al partido demócrata), llegó a ser en dos ocasiones Alcalde de Madrid, Gobernador Civil de Barcelona, Ministro de Instrucción, Ministro de Gracia y Justicia, Director de Correos y Telégrafos…



Con José Jackson Veyán,  Francos Rodríguez llegó a colaborar en dos ocasiones con “El Coco”  y con “Chispitas ó El barrio de Maravillas” estrenada ese mismo año, el 14 de diciembre, en el Teatro Cómico de Madrid, con música de los maestros Torregrosa y Valverde (hijo).
La acción del “El Coco” discurre  en una fábrica de loza y cristal donde los trabajadores inician una huelga. Dice uno de los personajes: ..” Los capataces me han dicho que la cosa está muy seria. Y una fabrica de vidrio y loza, cuando hay gresca, peligra. Que hace ya tiempo que los obreros se quejan de que han despedido a algunos de los talleres”, siendo alusivo el titulo de la obra  al personaje de  Juan Pascual, al que se describe del siguiente modo: “Este tipo será el de un obrero de fábrica. Descuidado en el traje, remangada la blusa para descubrir el brazo velludo y fuerte; su cara será repulsiva y justificará el apodo de “el Coco”; barba naciente y rala y pelo rojo y encrespado”; aludiéndose a lo largo de la obra a su pasado como presidiario. Este personaje, que mostrará que pese a su apariencia y su pasado tiene su “corazoncito”, facilitará que la obra termine felizmente  al impedir que agredan con un cuchillo al director de la fábrica y logrando con ello que éste admita a los obreros despedidos. El papel de El Coco fue desempeñado por José Mesejo compañero de fatigas de Eduardo Jackson Cortes al que los autores dedican la obra : 
José Mesejo

A Don José Mesejo
Gracias a su talento artístico y a su dominio de la escena, EL COCO ha asustado menos de lo que creíamos.
La victoria ha sido suya por completo, pero haga una caricia a La Loba(1)que ha guardado muy bien sus espaldas.
Reciba el ilustre veterano un abrazo muy cariñoso de sus amigos y agradecidos autores

 Los Pepes

(1)          el papel de  “la loba” lo interpretó Dª Joaquina Pino.  
 El tema de una huelga era una poco peliagudo para tratarlo en una obra de “género chico” y hoy seguro nos reiríamos de lo simplista y bien intencionado del argumento. Jackson Veyán no obstante trató de la “cuestión obrera” en otras obras como posteriormente en “El dinero y El trabajo” ( 1905).  
La obra se estreno con éxito y al día siguiente los diarios se hacen eco:
La Época 25/10/1901: “Francos Rodríguez, literato muy distinguido, y Jackson Veyán, autor aplaudido en diferentes ocasiones han demostrado que con un asunto pequeño y sin grandes complicaciones saben entretener al público durante una hora, interesarle y conmoverle.
El coco, es un cuadro dramático hábilmente planeado, y en el cual los autores han sabido sortear las dificultades que ofrece el problema obrero en el teatro, sin apelar a recursos vulgares.
El primer cuadro de El coco es de gran efecto e impresionó profundamente a los espectadores. Los dos restantes son también dignos de tan celebrados escritores…Francos Rodríguez y Jackson, que habían sido llamados al palco escénico en el transcurso de la representación, al terminar ésta salieron muchas veces acompañados del maestro Vives y los interpretes de la zarzuela”.
Actualidades 5/11/1901

El Imparcial 25/10/901: “La habilidad de los autores del libro fue indudablemente el primer factor que entró en el éxito que obtuvo anoche la zarzuela El coco.
Sin gran asunto, sin intrincado enredo, y sin cuidarse siquiera de preparar situaciones de verdadero saliente cómico o dramático, Jackson Veyán y Francos Rodríguez han hecho un libro que interesa y distrae, dando lugar a esa nota tierna que tan del gusto del público toca el primero y dejando campo al segundo para abordar de nuevo el problema obrero, que no es la primera vez que se complace en llevar al teatro.
Precisamente el cuadro de la huelga en una fábrica ha sido indudablemente el pensamiento capital de los libretistas, y hay que convenir en que esto lo han logrado con la no poca discreción que hacia falta para que el reducido campo de la zarzuela en un acto tal cosa no resultara o ridícula o por lo menos extraña a un público hecho a otro género de producciones.
Para llegar a ese fin han creado algunos tipos cómicos, si no muy necesarios a la acción, bien sostenidos, entre los que sobresalen un maestro de escuela, que hace por cierto Carreras, con el acierto y la gracia que tan bien probados tiene, y otros accesorios manejados con sobriedad que desarrolla una acción sencilla, pero que marcha desembarazada y fácil a un desenlace que trata de no herir sentimiento de nadie.
El primer papel es el de D. José Mesejo, que hace un obrero maltratado por la suerte, que el abandono de todos llevó a presidio, en quien la falta de amor troncó en odio todas las ternuras de su alma, y que el beso de una niña acaba por redimir, haciendo de él el ángel bueno que amansa al propio tiempo los irritados enconos de los obreros y la dureza de los patronos.
En boca de este señor, pusieron, sabiendo lo que hacían, una tirada de versos de esos que llevan la marca de fabrica de Jackson, y que fue donde se decidió el éxito de El coco, empezando allí las llamadas a escena….”

Otros diario publicaron buenas criticas que  no añado más por falta de espacio y la de El Globo porque aun que trata de ser imparcial y no nombra  en ningún momento a Francos Rodríguez no deja de ser el diario dirigido por éste.
No obstante no me resisto a añadir la critica que se hace desde uno de los diarios satíricos más importante de la época “ Gedeón”,  que a lo largo de su existencia, tomo por costumbre en casi todos sus números  el hacer “ridículo” de Jackson, por su facilidad con los ripios y al que llamaron “Jackson Capuz”  ( este se lo tomaba con humor):
Gedeón 30/10/1901
“Terrible problema se me presenta al hablar del El Coco estrenado en el Apolo; terrible y casi pavoroso como el problema a que se refiere la obra en cuestión.
El Coco es de Francos Rodríguez y de Jackson Veyán; lo que hace el primero me parece bien, los versos del segundo me parecen mal…
Y este es el problema.
Me gusta Francos, luego debo de aplaudirle.
No me agrada Jackson, luego debo gritarle.
Si aplaudo el Coco, por ser de Francos, tengo que aplaudir a Jackson.
Y esto me parece injusto
Si grito El Coco, por ser de Jackson, tengo que gritar a Francos.
Y también me parece injusto.
¿Qué hacer, pues?
Ni siquiera me queda el consuelo de que se dividan las opiniones, como ocurre al final de los estrenos.
Me contento, pues, con dejar a ustedes en completa libertad y publicar la opinión de un espectador de buena fe:
“El coco es un trozo de socialismo con versos
Ahora bien:
¿Francos ha llamada a Jackson para que le eche unos versos sobre socialismo?
¿Jackson a llamado a Francos para que le eche un poco de socialismo sobre los versos?
¡Otro problema!
A nadie extrañará, por lo tanto, viendo que no me atrevo a decir nada de esa zarzuela, que yo salga corriendo en cuanto la vea anunciada y grite:
¡Que viene El coco!”
La obra se estrenó a los pocos días en Barcelona y posteriormente en "provincias”, El Globo de 22 de diciembre de 1901 se hace eco de diferentes periódicos de Buenos Aires, donde se recogen criticas tras su estreno el 23 de noviembre en el Teatro Mayo de la capital argentina.
Como curiosidad diré que el personaje de “El coco”, tiene un precedente  en la obra de Jackson Veyán, ya que años antes había escrito un relato corto publicado en diversas publicaciones, en que aparecía un presidiario con dicho nombre y muchos paralelismos, pero eso será motivo de otra entrada….



miércoles, 10 de octubre de 2012

Los hijos de José Jackson Veyán. Segunda parte


En enero de 1884 José Jackson Veyán, con 31 años  queda viudo y con cinco hijos pequeños, la mayor María de 7 años y  la más pequeña Amelia Juana de apenas un mes de edad. Ese verano pasa unos días de descanso en la villa de Ribadesella (Asturias), con sus  hijos, y se dirige al encargado de la estación telegráfica de la localidad, Ángel Lucio Pérez de la Santísima Trinidad, como compañero suyo en el cuerpo de Telégrafos, para que le informe donde puede alquilar una casa, ofreciéndole el encargado la suya propia.
Amalia Pérez Bena



 En esa casa, conoce Jackson Veyán a la joven hija de su compañero de dieciocho años  y quien en un año, concretamente en junio de 1885 se convertiría en su segunda esposa Amalia Pérez Bena, hija del citado Ángel Lucio y de Teresa Bena, nacida en Madrid hacía 1866 y que falleció en Valladolid en 1914, a los 48 años.


Amalia Pérez Bena y José Jacskon Veyán
 De este segundo matrimonio nacieron 17 hijos, pero sólo tenemos noticia de los siguientes hijos:

Pepita Jackson Pérez y su hija Paloma
Josefa Teresa Basilia Jackson Pérez, conocida familiarmente como Pepita, nacida en Arganda del Rey el 14 de junio de 1886 quien contrajo matrimonio a los 20 años de edad en julio de 1906 con Agustín Sainz Rodríguez (hermano de Pedro Sainz Rodríguez) con el que tuvo varios hijos, creo que llegaron a ser 16, aunque no todos llegaron a edad adulta  de los que aun viven o tuvieron descendencia: Charo, Miguel, Pilar, Victoria, y  Paloma.

Angelita Jackson Pérez



Angela Elena Clotilde Jackson Pérez,  conocida familiarmente como Angelita, nacida en Arganda del Rey el 13 de agosto de 1887, quien se casó con Cesáreo Natividad Hernández Pérez en la capilla del Palacio del Pardo el 10 de junio de 1910 a los 22 años de edad. De dicho matrimonio nacieron seis hijos, María Luisa, Lope, Franquito, Santiago, Ángelita y Pilar, esta última todavía vive. 
De dicha rama existen numerosos descendientes.





Gloria Jackson Pérez nacida  en Arganda del Rey el 1 de septiembre de 1888 y fallecida en Madrid el 20 de enero de 1890.
Mi Gloria

…Entre un suspiro y un beso
Bajo al mundo ese tesoro
Que hoy es todo mi embeleso,
Porque La Gloria que adoro
Es gloria de carne y hueso.

Forma toda mi ventura
tan preciosa criatura
y es su belleza tan rara
que la llamó Gloria el cura
en cuanto le vio la cara…

…Por su rostro angelical
y su encanto sin igual
en mi casa la chiquilla
es la octava maravilla
lo mismo que el Escorial…

Luis y Enrique Jackson Pérez



Luis Manuel Jackson Pérez, nacido en Arganda del Rey el 18 de septiembre de 1889 y que falleció soltero y sin hijos.

 


Enrique Jackson Pérez, que falleció soltero y sin hijos.









Amalia Jackson Pérez






Amalia Jackson Pérez, cuya madrina de bautismo fue la cantante Lucrecia Arana se caso en agosto de 1917 con el periodista Manuel Ceballos conocido con el sobrenombre de “El hombre de la pipa”, y tuvo un único hijo, Manolito Ceballos Jackson, que falleció joven. Amalia, después de quedar viuda joven y con un hijo, vivió con Jackson Veyán hasta sus últimos días murió en Alfaro ( La Rioja) durante la contienda civil.











 Carolina Jackson Pérez nacida en otoño de 1894, siendo padrinos de su bautizo, celebrado el 15 de noviembre de 1894, el músico Ángel Rubio y su esposa Carolina Méndez. Carolina falleció a los 9 meses de edad en agosto de 1895 mientras la familia se encontraba veraneando en Castro Urdiales; Jackson que no se encontraba en esos momentos junto a su familia pues se encontraba en un balneario  en el país vasco, dejo unos sentidos versos dedicados a su hija.

A mi hija Carolina
¡Ángel de mi vida
ya estoy a tu lado!
El sitio en que duermes
no me señalaron;
Eche a andar a ciegas
por el Campo-santo;
Escuche un suspiro
y detuve el paso
al abrir los ojos
ví la cruz de mármol;
La lápida fría
el nombre adorado
la fecha tan triste
que nunca olvidamos;
El lecho de flores
donde te acostaron
y donde dormida
llevas ya dos años
¡Angelito mio
que sueño tan largo!
¡Dos años de ausencia
sin regar mi llanto
la tierra bendita…!
Y tú aquí esperado
siempre sola; inmóvil;
Los ojo cerrados;
La boca entreabierta
Cruzados los brazos
sobre los encajes
del vestido blanco!....

Federico Jackson Pérez
Federico Jackson Pérez, quien recibió dicho nombre en honor a su padrino en la pila bautismal, el compositor Federico Chueca, ( creo que su madrina fue la mujer de Chueca , Teresa). De Federico sabemos se caso y tuvo varios hijos: Rafael, Fernando, Amalia, Eduardo, Alfonso, Angelita y José (Pepe) alguno de los cuales aún viven y han tenido descendencia. De Federico desconozco fecha de nacimiento pero era mayor que Fernando.


Fernando Jackson Pérez






Fernando Jackson Pérez, mi abuelo, que nació en Carabanchel Bajo, donde estaba destinado Jackson Veyán el 30 de mayo de 1897 y que  falleció a los 49 años de edad en Hoyo de Manzanares el 25 de noviembre de 1946. Casado con Julia Cortina Ornia, natural de Ribadesella ( Asturias), tuvo cuatro hijos: Fernando ( hoy fallecido), Rosa (mi madre), Amalia y José (Pepe), todos ellos con descendientes.


José Jackson Veyán y su hijo Fernando



 
Mariano Jackson Pérez


Mariano Jackson Pérez, quien recibió dicho nombre en honor a su padrino en la pila bautismal el  escultor Mariano Benlliure, que moriría tras la Guerra Civil, soltero y sin hijos.
















Nota: Averigue que otra niña nació el 9 de agosto de 1899 de la que carezco de más datos. También se menciona  en varios diarios el nacimiento de un niño en 1902 que pudiera ser Mariano